Papa en Edoméx | Visitas Papales
16468
page-template-default,page,page-id-16468,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.3,vc_responsive

Visitas Papales

PRIMERA VISITA

El 26 de enero de 1979, el Papa aterrizó en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, a bordo de un avión comercial de AeroMéxico; lo primero que realizó al descender de la aeronave fue besar el suelo mexicano, imagen que conmovió a los mexicanos.

En ese entonces, el pontífice fue recibido por el presidente José López Portillo, quien se dirigió a él como “distinguido Visitante”; su visita duró seis días y su primera misa fue oficiada en la Catedral Metropolitana, así como la visita a  la Basílica de Guadalupe, para rendir culto a la virgen guadalupana. Cabe destacar que cientos de mexicanos también le pudieron ver en Puebla, así como en un hospital de Cuilapam, Oaxaca, Guadalajara y Monterrey.

SEGUNDA VISITA

Juan Pablo II tardó 11 años en regresar a México, ya que en 1981 el turco Mehmet Ali Agca lo baleó en la Plaza de San Pedro, poniendo su vida al borde la muerte; sin embargo, el 6 de enero de 1990, regresó y fue recibido por el ex presidente Carlos Salinas de Gortari. Los preparativos fueron en grande para recibirlo en la Ciudad de México, Aguascalientes, San Juan de los Lagos,  Jalisco, Durango, Chihuahua, Monterrey, Tuxtla Gutierrez, Villahermosa Tabasco y Zacatecas.

Cabe destacar que del 6 al 14 de mayo el pontífice dirigió un mensaje de amor y de esperanza, pero también uno de los actos que más marcó a los mexicanos fue la beatificación de Juan Diego, en la Basílica de Guadalupe.

TERCERA VISITA

Tres años después, el Papa peregrino, como muchos lo llaman, volvió a tocar tierras mexicanas el 11 de agosto de 1993, hizo  una breve visita a Yucatán; sin embargo, en ese momento era un ambiente de tensión debido al asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, en mayo de ese mismo año.

En esta ocasión, fue recibido nuevamente por el entonces ejecutivo Carlos Salinas de Gortari y por primera vez el mandatario mexicano se dirigía al Papa como “Su Santidad”. Por otra parte, el Santo Padre enfocó sus discursos en Izamal, Yucatán, a los indígenas y al respeto a todas las etnias de la región, en el 501 Aniversario del inicio de la evangelización con el descubrimiento de América.

CUARTA VISITA

En esta visita, el gobierno del ex presidente Ernesto Zedillo invitó por primera vez al Papa a visitar México en calidad de Jefe de Estado; Juan Pablo II llegó el 22 de enero de 1999 y por segunda ocasión se referían a él como “Su Santidad”.

Su itinerario fue intenso durante su visita, del 22 al 26 de enero pues sostuvo reuniones multidisciplinarias en el Autódromo “Hermanos Rodríguez” y en el Estadio Azteca, donde hubo un acto emotivo ante cien mil personas, en donde el Papa dijo “estaré con ustedes hasta el fin de los días” y recalcó que él también era mexicano.

Como en todas sus visitas, también visitó la Basílica de Guadalupe, un hospital y la Residencia Oficial de los Pinos. Asimismo, desde el Cerro del Tepeyac, lugar donde se apareció la Virgen de Guadalupe, proclamó el 12 de diciembre como fiesta del continente americano elevó a la guadalupana como “reina de toda América”, antes de clausurar los trabajo del Sínodo de América.

QUINTA VISITA 

Esta fue la última visita de Juan Pablo II, pues su salud en los siguientes tres años se había deteriorado; sin embargo, aún así sacó fuerzas para regresar a suelo azteca y despedirse de los mexicanos.

Su visita se presenció del 31 de julio al 1 de agosto de 2002, en esta ocasión era diferente porque por primera vez en la historia de México, un presidente se había declarado católico, su nombre es Vicente Fox Quesada, quien dio la bienvenida al pontífice besándole su anillo en su llegada al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

En este último viaje a México, Juan Pablo II ofició la la ceremonia de canonización de Juan Diego en la basílica de Guadalupe, para ungirlo como el primer indígena elevado a los altares y el número 464 en su pontificado, también beatificó a los indígenas de San Francisco Cajones, Oaxaca, Juan Bautista y Jacinto de los Ángeles, asesinados el 16 de septiembre de 1700.

SEXTA VISITA – BENEDICTO XVI 

El 23 de marzo de 2012, Benedicto XVI por primera vez visitó México con motivo de una gira por el Bajío, cabe destacar que, el Papa ofreció un misa en el Cerro del Cubilete.

Asimismo, en la Plaza de la Paz en Guanajuato, el ambiente era de amistad, cánticos y porras ingeniosas dedicadas al Papa se oían por todas partes, después de una reunión privada con el Expresidente Felipe Calderon, el Pontífice salió al balcón de la casa del Conde Rul acompañado por varios niños a quienes dedicó su discurso y denominó su pequeños amigos.

Pidió a los mexicanos proteger a esa generación y evitar que fueran víctimas del sufrimiento, el abandono, la violencia o el hambre. En su despedida estuvo presente el ex presidente mexicano Felipe Calderón Hinojosa y su esposa Margarita Zavala, en el Aeropuerto de Guanajuato.